Este es el futuro laboral, de forma ineludible, vamos hacia espacios de desarrollo de tareas. Fichamos a alguien para hacer algo, no para pasar unas horas delante del ordenador y esperar que le manden algo que hacer y cumplir unas horas de trabajo. Esto genera varios hallazgos, en primer lugar un mayor auto-control del tiempo, en segundo lugar una conversión de la productividad mucho más elevada y en tercero la posibilidad de competir entre unos y otros sobre los hitos alcanzados. Genera una forma de entender las relaciones laborales mucho más sana y amplia, sumado a la capacidad para desarrollar el talento de una forma mucho más sólida. La relación empresa-trabajador son tareas y no horas.

son tareas no horas

Creo que incluso, este formato, hará cambiar la idiosincrasia de ciertos trabajos y anulará muchos que hasta ahora estaban funcionando, creo, que por inercia (un o una recepcionista, por ejemplo). El nuevo formato será flexible y por supuesto que entrará en un terreno complicado de formular a nivel contractual, pero es lo que tiene la evolución, que se come todo lo intrascendente. Lo verdaderamente importante es lo que la persona puede aportar al proyecto y este sentido, la capacidad de compartir y de hacer virtualmente serán, perdón ya lo son, determinantes.

trabajo por tareas

Es por tanto una nueva relación laboral, donde el elemento tiempo tiene un peso fundamental en el deadline del proyecto, nada más (y nada menos). A esta relación “autónoma” hay que sumarle la capacidad para entrelazarse con el resto de la compañía, de los intereses del proyecto, porque sí estará en desuso el contrato por horas, el trabajar solo con uno mismo, también lo estará. El control lo ejercerá el tiempo, pero sobre todo, el resultado y su posterior implementación. La fórmula será algo así: tanto consigues de lo que te has comprometido + tanto resulta útil y práctico = el resultado es positivo.

Y a otra cosa, a volver a empezar y a recordar que la relación son tareas y no horas.

¿Seguirá el presentismo? seguro y en algunas tareas será indispensable, pero se me ocurren pocas, más allá de a esXs inútiles a los que les hace falta que les abran la puerta para entrar en el coche o en su casa o en un restaurante. El presentismo mudará de piel y se convertirá en la capacidad de formalizar una tarea en tiempo y calidad, aunque posiblemente todo esto tenga un proceso, que no será tan largo como podríamos pensar.

proyectos

¿Y de qué manera lo puedes implementar en tu micro-empresa? Trabaja con colaboradores en la distancia, no hace falta que estén ahí, basta con que hagan los que tienen que hacer. Desarrolla habilidades tecnológicas, mediante aplicaciones que permiten trabajar en red y al momento, más rápido que levantarse de la silla e ir a hablar con el trabajador 10 metros más allá. Haz un planteamiento de necesidades a corto y medio plazo para asignar tareas y confía en la profesionalización de los colaboradores/ trabajadores.

Y si estás solo, pues también vale, aunque mi consejo es que salgas y trabajes en espacios compartidos donde puedas exponer el proyecto que tienes entre manos. Ten en cuenta que el nuevo trabajo son tareas y no horas y que por tanto debes potenciar al máximo tu valor en la capacidad de resolver problemas, no de estar en un sitio.

Lo dicho, si te sientes perdido, necesitas ayuda y quieres algún tipo de apoyo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. No somos amigos de solucionar problemas, si de acompañarte en la consecución de tus retos.