Muchas personas insisten en buscar un ejemplo de un plan de negocios real desde cero. No somos especialmente partidarios de hacer ejemplos de plan de negocios, pero si “nuestro público” insiste, pues empezamos.

Vamos a ver un ejemplo de un plan de negocios donde existe una alta componente de conocimiento y de tiempo y una baja componente de inversión económica. mixIdeas, hace 9 años lanzó talleres que enseñaban a la gente a entender las tendencias que nos venían del futuro inmediato. Por aquel entonces, había mucha información en la red, pero muy dispersa.

Seguimos los siguientes pasos e insistimos que esto solo es un ejemplo de un plan de negocios real que desde cero pusimos en marcha. En primer lugar nos hicimos los principales conocedores de las tendencias sociales en España. Lanzamos un blog que fue una verdadera “revolución” en su día, tanto por la alta componente estética, como por la verdadera componente de conocimiento que allí había. Durante casi dos años fuimos verdaderamente los pioneros en esta materia y además mucha gente que se dedicaba a este campo, lo tenía como blog de cabecera. Podemos decir que empezamos a construirnos una marca personal (algo que en aquel entonces no se hablaba de ello). Este ejemplo de plan de negocios real, no tendría sentido si no fuera realmente un plan de negocios real. Y lo fue. Durante ese tiempo y al poco de comenzar, nos empezaron a solicitar propuestas de trabajos, que no salió ninguna, porque los presupuestos eran altos, pero si que había ciertos elementos de negocio que parecía que tenían posibilidades.

Visto que las empresas grandes no querían rascarse el bolsillo, empezamos a ofertar posibles talleres, más terrenales, que permitirían entender las tendencias que se nos avecinaban. Dicho y hecho. Pero recopilemos.

  1. Nos demostramos que éramos expertos en la materia
  2. Formalizamos una estrategia de acción y la intentamos vender, dada la oferta que existía.
  3. No funcionó y pivotamos rápidamente para ofrecer otras posibles soluciones que tenían que ver realmente con nuestro conocimiento

Hasta la fecha, inversión económica: 0 Inversión en tiempo: casi infinito.

Vale, pues empezamos a ofrecer a empresas e instituciones (que por aquel entonces tenían algo más de dinero), estos talleres de 1 o 2 días y de cerca de 8 horas de trabajo con cerca de 20 personas. Y salieron, vaya que si salieron. Un montón. Dimos con la llave y la clave y durante casi 2 años estuvimos viajando por toda España para enseñar a la gente a entender cómo descubrir las tendencias sociales.

Y luego, tal y como defendemos aquí, lo matamos y se murió. La crisis, la información tan relevante y ordenada que empezaba a asediar la red y nosotros que ya vimos que no tenía sentido esta oferta, que no aportábamos absolutamente nada. ¿qué hicimos? volver a pivotar, para arañar un negocio que duró otros 2 años, a menor ritmo, pero duró. El planteamiento fue: Si no aportamos nada haciendo que la gente sepa las tendencias sociales que se avecinan, igual si que interesa algo que veníamos viendo en los talleres: “Vale, se la tendencia, ¿pero que hago con ella? ¿cómo la convierto en servicios y productos tangibles?” Y hacia allí pilotamos y lo conseguimos, solo que se sumaron escuelas de negocio, que pagaban menos, mucho menos, pero eran interesantes de abordar.

En fin en este plan de negocios ejemplo, hemos querido mostrar, como con poca o nula inversión económica (aunque con mucha inversión de tiempo) se puede formalizar un plan de negocios real. Vale, esta fue la idea, pero ¿que había detrás?

Bien, hicimos el blog, porque descubrimos que no había ningún blog como el que estábamos planteando. Hicimos una búsqueda de competencia bárbara y descubrimos que fuera de España había mucho ya de todo esto.

Luego teníamos, cuando esto de Canvas, Lean StartUp y Design Thinking ni se oía, un resumen de todas las reuniones que teníamos donde destacábamos lo verdaderamente importante y lo que La Persona realmente solicitaba para poder ir haciendo y diseñando nuestro producto. Teníamos muy claro que el número de llamadas que había que hacer a la institución de turno eran 5 y solo 1 de cada 3 aceptaba el proyecto. Son muy buenas tasas, lo se, pero ofrecíamos algo diferente. Llegamos a conocer a cerca de 50 diferentes instituciones y casi todas repitieron más de dos veces.

Bueno, para finalizar:

  1. Demostramos que sabíamos de lo que hablábamos.
  2. Construimos un producto y aprendimos junto con el consumidor.
  3. Lo pivotamos hasta entender al consumidor. Hasta aportarle valor a buen precio.
  4. Lo explotamos y lo volvimos a pivotar cuando comenzó la curva descendente.

A día de hoy ha vuelto a pivotar y estas sesiones las hemos trasladado hacia los microemprendedores, que son los que nos interesan. Ahora tenemos aunamos tendencias e ideas de negocio para formalizar productos para los negocios. En fin, siempre cambiando y moviendo. Espero que este plan de negocios ejemplo real, te sirva para entender que los ejemplos de plan de negocios no sirven si detrás no hay personas y realidades y sobre todo, experiencia y conocimiento.

Lo dicho, si te sientes perdido, necesitas ayuda y quieres algún tipo de apoyo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. No somos amigos de solucionar problemas, si de acompañarte en la consecución de tus retos.